Las hierbas en el embarazo

 Por Valeria Morales.

Peperit Herbal 

 

En cada una de las etapas del embarazo existen diferentes cambios físicos, hormonales, psicoemocionales y sociales que se deben considerar para buscar redes de apoyo y estrategias que faciliten la adaptación a la maternidad.

El cuerpo experimenta sensaciones y síntomas propios del embarazo que se tienen que trabajar y mirar de forma fisiológica y no como una enfermedad. Un cuidado integral con base en una dieta balanceada y el uso de las hierbas pueden ser los mejores aliados para alejarse lo más posible de los químicos que generan efectos secundarios nocivos para la salud de mamá y bebé.

Desde hace varios siglos y antes de que existiera la medicina moderna, las parteras o matronas que acompañaban a las mujeres durante el embarazo utilizaban remedios naturales y alternativos para apoyar el desarrollo del embarazo, el manejo del dolor durante el trabajo del parto, curar infecciones o complicaciones y para llevar bien el posparto y lactancia. Sin embargo, es muy importante conocer las propiedades, dosis y contraindicaciones de las hierbas antes de consumirlas ya que muchas pueden ser tóxicas o contraindicadas en esta etapa.

Durante el embarazo se presentan cambios físicos y emocionales muy importantes, principalmente en la primera etapa del embarazo (1-12 semanas) generados por los cambios hormonales que juegan un papel muy importante en la formación de órganos del bebé. Durante esta etapa es muy importante tener una dieta balanceada, basada principalmente en hojas verdes, frutas, semillas y verduras ricas en hierro y minerales así como extractos o infusiones herbales que ayudarán a evitar anemia, fortalecer el útero y controlar las náuseas, mareo, cansancio y malestar estomacal. En esta etapa es recomendable tomar tinturas o infusiones de jengibre, toronjil (pequeñas cantidades), menta o hierbabuena y utilizar en sienes aceite esencial de lavanda para controlar el mareo y dolores de cabeza.

Para la segunda etapa del embarazo (13-24 semanas), es muy importante comenzar alguna actividad física como el yoga prenatal, evitar estreñimiento y calambres. La piel comienza a tener notables cambios y es importante hidratarla y prepararla para evitar estrías y manchas; la manteca de karité, cacao, aceite de almendras dulces, jojoba y rosa mosqueta ayudarán a hidratar y regenerar a profundidad la piel y disminuir la comezón o ardor. Es importante mantenerse hidratada todo el tiempo con infusiones de manzanilla y jugos de frutas ricos en Vitaminas C y A. También es muy frecuente que durante esta etapa se presenten algunas infecciones vaginales y urinarias por los cambios hormonales y del PH. Para prevenirlas se puede consumir equinácea y saúco que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y/o baños o vaporizaciones de tomillo y caléndula. Unas gotitas de aceites esenciales de lavanda y árbol de té en la ropa interior son muy eficaces para aminorar las molestias ocasionadas por infecciones vaginales.

En la tercera etapa del embarazo (25-42 semanas) se comienza a presentar ansiedad ante la pronta llegada del bebé, así como cansancio e incremento de peso. Durante esta etapa es importante el descanso para tomar energía y fuerza que se necesitará para el trabajo de parto y la llegada del bebé. El dolor de espalda es una de las molestias más frecuentes en esta etapa. Las compresas calientes de semillas y flores ayudarán a calmar la tensión; para las hemorroides, los baños o vaporizaciones de manzanilla o romero y las pomadas de árnica o caléndula, ayudarán a aliviar las molestias y desinflamar la zona afectada. La hoja de frambuesa y ortiga son recomendadas para las últimas semanas de gestación, estás ayudarán a tonificar el útero y potencia la contractibilidad de esta. Por otro lado, evitan hemorragias por su alta cantidad de hierro.

Durante un embarazo saludable, el uso de hierbas medicinales es muy efectivo, sin embargo, se tienen que administrar con mucho cuidado y responsabilidad y es importante que antes de consumirlas se pregunte al proveedor de salud acerca de su uso. Hay marcas mexicanas que te pueden ayudar a encontrar el remedio herbolario que necesitas, una de ellas es Peperit Herbal, cuyo objetivo principal es el cuidado de las mujeres en la maternidad al retomar los saberes de las parteras mexicanas y proporcionando alternativas naturales y amigables para el embarazo, posparto y lactancia.